Director General de Prevención y Reinserción Social de la SSP de Oaxaca-México demandará a medios de comunicación por daño moral ante publicaciones falsas que dañan su imagen pública.

0
112

Ante la llegada del maestro abogado, comunicólogo, administrador de empresas y funcionario público federal, municipal y estatal Gerardo Antonio Abud Salomón a la Dirección General de Prevención y Reinserción Social de la SSPGEO dependiente del gobierno del estado de Oaxaca, la guerra sucia en su contra inició en algunos medios de comunicación de la entidad oaxaqueña tratando de demeritar la imagen del nuevo servidor público del gobierno del estado.

Checando datos al respecto de lo publicado en la carta enviada a la redacción de este Corporativo la dirección general refiere que el mencionado maestro Gerardo Abud nunca fue inhabilitado por comprobación de delito alguno y ante lo publicado recientemente mantiene el cargo recibido y el apoyo del Ejecutivo del Estado de Oaxaca

A continuación GLOBATIUM y ECMC NOTICIAS MÉXICO reproduce la CARTA ABIERTA enviada a la redacción central de la CDMX.

*********************************************************

 

MTRO. ALEJANDRO ISMAEL MURAT HINOJOSA. GOBERNADOR CONSTITUCIONAL DEL ESTADO DE OAXACA.

COMISIÓN NACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS.

A LA OPINIÓN PÚBLICA.

El pasado 4 de junio de este año, rendí protesta como Director General de Prevención y Reinserción Social de la Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno del Estado. Ante la noticia, personas perversas tanto de dentro del gobierno, como sicarios del crimen organizado incrustados en la prensa, sacaron a colación la infundada recomendación  No. 47/1991, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos,  decretada  el 23 de mayo de  1991, por denuncia  presentada  el 28 de octubre de 1990, ante esa Comisión, por un delincuente  detenido  en flagrancia  en posesión de droga, quien enfrentó con disparo de arma de fuego al policía municipal que lo sometió y lo detuvo.

Dicha recomendación brutal e infundada me causa perjuicio, por ello he iniciado los trámites pertinentes para reclamar oportunamente a la CNDH, el pago de daño moral y perjuicios ocasionados   en mi perjuicio por la imprudente, arbitraria, e infundada recomendación de esa Comisión Nacional de Derechos Humanos que a todas luces se extralimitó en sus funciones.

Así también,  personas del bajo mundo que se dicen periodistas,  pero que carecen de la mínima ética y con una carga  inmensa de odio y frustración,  sedientos  del chayote  aprovecharon  para  mencionar  que fui  privado  de  mi  libertad  por  delito sexual,  no de una persona  sordomuda,  como lo afirman,  sino a ella la utilizaron como testigo,  de hechos  que jamás  sucedieron,  pero que como todos  sabemos, utilizaron  maliciosamente    a las instituciones  para ejecutar  una venganza  por un conflicto que tuvo su origen en haberme atrevido a cobrarle y obligar a pagarme  a un conocido vago de la política, individuo incrustado hasta la fecha en el gobierno, y que en venganza por haberle cobrado el dinero que le presté, utilizó todo el poder del  estado   para calumniarme  y hacerme  pagar  por un delito  que jamás  cometí prefabricado  por ellos mismos y por el cual tengo mi conciencia tranquila y camino con la frente en alto.

Sin embargo, a la fecha, después de haber pagado a la sociedad la responsabilidad que me imputaron injustamente y a pesar de haber ya transcurrido más de un cuarto de siglo (29 años), aún me siguen causando graves   perjuicios tanto a mi como a mi  familia,   convirtiéndolo   en  pena  trascendental,   precisamente   por  parte   de individuos zánganos y vividores, alcohólicos y drogadictos  que se dicen periodistas de ‘sobra  conocidos  y  cuentan  con  un  medio  de  información  que  utilizan  para chantajear,  extorsionar,  difamar,  calumniar  y que les sirve como «charolas»,  pero que   además   sabemos   pertenecen   a cárteles   del narcotráfico   y del   crimen organizado que operan en el estado de Oaxaca.

Publicaciones que aprovecharon otros medios que siempre he considerado serios, como «ADN Sureste» donde menciona en una de sus notas » … En abril de 2016 fue señalado por el abuso sexual de una sordomuda que lo llevó a pasar varios años en la cárcel … «. Percibiéndose que en el texto se destila dolo y frustración de la escribiente    de   la   nota   responsable   de   este   medio   de   comunicación    que cobardemente no signa su «nota”, que ni siquiera tuvo el cuidado de revisar el año en que sucedieron los supuestos hechos.

Ante tales publicaciones mal intencionadas, calumniosas y difamatorias, estoy valorando   demandar   a esos que    publicaron    para que finalmente   paguen la reparación del daño moral, aunque quizás resulte una verdadera pérdida de tiempo, toda vez que se trata de personas que siempre han vivido en la miseria por sus vicios y frustraciones, que lamentablemente no tienen ni en qué caerse muertos.

Retomando el tema de la arbitraria e infundada, estúpida, grotesca y brutal recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Decidí separarme temporalmente del cargo de Director General de Prevención y Reinserción Social, para demostrar la falaz recomendación y la mendacidad con que se comportó la CNDH en estos hechos ya prescritos desde el siglo pasado. Además, para no dar pie a malas interpretaciones o posible daño mediático a la imagen del gobierno estatal que encabeza el Maestro Alejandro Ismael Murat Hinojosa. Toda vez que mi nombramiento fue resultado de una selección de entre más de veinte propuestas, tal y como lo declaró oficialmente el Secretario de Seguridad Pública del Estado.

No tengo deuda pendiente con la sociedad, tampoco estoy inhabilitado  para desempeñar   cargo  alguno,   ninguna  persona,  ninguna  institución   u  organismo público o privado  puede vulnerar el derecho al trabajo mucho menos violentar  mis Derechos  humanos  consagrados  en nuestra Constitución  Política de los Estados Unidos Mexicanos,  ninguna Ley  o reglamento puede estar por encima de ella,  no tengo rencores  aún con las personas que me han perjudicado  y perversamente  lo quieren seguir haciendo para satisfacer sus insanos deseos a pesar de haber transcurrido  ya más de 29 años en que fui una víctima más del sistema represor y corrupto  de ese tiempo, soy una persona que pertenezco  a una familia  honorable de intachable  conducta, que he luchado por superarme  y tengo todo el derecho  al trabajo digno y honesto, ya no puedo seguir tolerando que se sigan violentando  mis derechos  humanos,  los que lo hicieron tendrán  que responder  ante las instancias legales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí