¿Por qué es necesario hacer una impermeabilización de edificio para el invierno?

0
54

Quizás muchos no lo sepan, pero el agua se considera un elemento agresivo para los materiales de construcción. La sola presencia de humedad puede originar degradación o desgaste en cada uno de los elementos que conforman la infraestructura de una vivienda. Una condición que suele agravarse en invierno.

Por eso, es necesario hacer un revestimiento que garantice la integridad estructural de cualquier edificación. El momento ideal para realizar estos trabajos en durante la construcción, si bien se puede ejecutar en otra oportunidad. ¿Qué ventajas ofrecen estos trabajos? ¿Qué ocurre si no se hace?

Ventajas de una impermeabilización de cubiertas

Es fundamental impermeabilizar para el invierno una edificación, mantenerla libre de humedad o goteras. Las zonas interiores también deben estar secas, especialmente los tejados, techos, terrazas e incluso sótanos. No hacerlo resulta en daños que pueden acarrear costes adicionales para corregir el problema.

Por ejemplo, la presencia de humedades por filtración de agua y capilaridad pueden ocasionar el deterioro del material constructivo cuando este carece de aislamiento apropiado o no está impermeabilizado correctamente. Los resultados son evidentes: mohos, hongos, manchas oscuras, etc.

Queda claro que no es un asunto que deba dejarse a la ligera. En cualquier circunstancia, lo más recomendable es ahorrar tiempo y dinero. Son muchos los beneficios que se obtienen cuando el trabajo es realizado con materiales de primera calidad. ¿Cuáles son las ventajas de una impermeabilización de cubiertas en invierno?

A continuación, se destacan las más importantes:

Evita daños en materiales internos

Algunos de los daños que se previenen con una membrana impermeabilizante son maderas podridas, desunión de baldosas, placas de yeso abultadas, etc. Sin duda, las filtraciones y la humedad producen daños severos a los materiales internos del hogar, así como al mobiliario existente. Un revestimiento de cubiertas elimina en su totalidad todas esas consecuencias indeseables.

Protege los cimientos de la edificación

Una impermeabilización eficiente, bien realizada, con materiales de calidad, evita que las filtraciones por humedad afecten las estructuras básicas de una edificación, así como los cimientos de una construcción. Un revestimiento de calidad impide el consiguiente deterioro como los posibles peligros que puedan surgir.

Garantiza un ambiente más saludable

Como ya se ha mencionado, impermeabilizar evita por completo humedades tanto por condensación como las de filtración o capilaridad. Proteger a las personas siempre es una prioridad, nunca una opción.

No es secreto que el moho, así como la humedad, sea a medio o a largo plazo, suelen ocasionar problemas serios de salud como asma, infecciones respiratorias, alergias, enfermedades óseas, entre otras. El revestimiento garantiza ambientes saludables.

Actúa como aislante térmico

Una edificación debidamente impermeabilizada, no solo protege la infraestructura del agua o del calor exterior, sino también del frío extremo. Por ejemplo, en invierno una casa resulta más cálida, pero en verano más fría. En ambos casos, la factura energética será menor, lo que supone un significativo ahorro económico.

Incrementa el coste de la propiedad

Una propiedad que tiene esta clase de protección se revaloriza automáticamente. Así que añadir un revestimiento de cubiertas para el invierno ofrece un plus adicional, una ventaja competitiva. Indistintamente si la vivienda se destina para venta o alquiler, será más demandada entre los posibles clientes.

Reduce posibles reparaciones de coste elevado

Cuando una vivienda cuenta con una correcta impermeabilidad se reducen las posibilidades de reparaciones, con el consiguiente gasto que implica esto. Es más rentable invertir en prevenir daños futuros que tener que estar poniendo parches continuamente para tapar goteras o filtraciones.

En resumen, impermeabilizar un edificio para el invierno o cualquier otra condición meteorológica, ofrece muchos beneficios económicos, entre ellos los siguientes:

  • Menos gastos de mantenimiento.
  • Mayor durabilidad.
  • Protección frente a temperaturas extremas (-35°C/80°C).
  • Protección contra el polvo o el viento.
  • Efectos positivos para la salud, entre otros.

Es cierto, el sol, la lluvia, además de otros fenómenos meteorológicos terminan afectando las viviendas. Pero siempre es más caro lo que se deja para después.

¿Cuándo realizar la impermeabilización?

Por supuesto, el mejor momento para colocarla es durante los trabajos de construcción. Si la vivienda no cuenta con esta protección desde un inicio, lo ideal es hacerlo cuanto antes. No es necesario esperar que se presenten las primeras señales sospechosas, como manchas en el techo o la pared.

Cuando la edificación no cuenta con trabajos de revestimiento, se pone en riesgo tanto la salud de quienes viven en el domicilio como de la propia infraestructura. De ahí la importancia de no pasar por alto los síntomas más frecuentes en estos casos. Asesorarse con especialistas del sector es la mejor decisión al respecto.

Un instalador profesional de revestimiento es el más indicado para hacer una evaluación del grado de afectación de un edificio, una vivienda o un almacén. También conoce cuál es el tipo de revestimiento más adecuado en función del tipo de construcción. Son muchos los problemas que se evitan y los beneficios que se obtienen.

 

La entrada ¿Por qué es necesario hacer una impermeabilización de edificio para el invierno? se publicó primero en Prensaldia.