«5 errores típicos que cometemos los padres, en la formación de nuestros hijos»…

0
29

1- Evitar por todos los medios que los niños cometan errores: Muchos padres hacen lo que sea con tal de evitar que sus hijos sufran cualquier tipo de incomodidad, ansiedad o decepción; cualquier cosa poco agradable. Y, como consecuencia, cuando se hacen adultos y experimentan las frustraciones normales de la vida, piensan que el mundo se les viene encima.

Según el psicólogo John Watson escritor de la famosa guía de crianza de los hijos, “en los últimos años ha cambiado la forma en que pensamos y definimos la felicidad, tanto para nuestros hijos como para nosotros mismos”. Hoy en día, no es suficiente ser feliz, si se puede ser aún más feliz.

Dan Kindlon, psicólogo infantil y profesor de Harvard, advierte que si los niños no pueden experimentar sentimientos dolorosos, no van a desarrollar “inmunidad psicológica”

Es como la forma en que el sistema inmunológico de nuestro cuerpo se desarrolla. “Uno tiene que estar expuesto a agentes patógenos, o su cuerpo no va a saber cómo responder a un ataque. Los niños también necesitan la exposición a la incomodidad, el fracaso y la lucha.

“Tus hijos no tendrán éxito gracias a lo que hayas hecho por ellos, sino gracias a lo que les hayas enseñado a hacer por sí mismos”. Ann Landers

2- Vivir a través de nuestros hijos: Los padres nos sentimos muy orgullosos de nuestros hijos. Cuando consiguen algo, nos hace más felices que si lo hubiéramos conseguido nosotros mismos. Lo cierto es que si nos implicamos demasiado en sus vidas, nos resultará más complicado ver dónde acaban ellos y dónde empezamos nosotros. Cuando nuestros hijos se convierten en una extensión de nosotros, puede que los veamos como nuestra segunda oportunidad.

3- Entrar en una competencia por ser el mejor padre: Todos los padres llevan algo de competitividad en las venas. Lo único que necesitan para despertar al monstruo es que otro padre ponga a su hijo por encima del tuyo.

4- Creer que nuestros hijos son perfectos: Los padres no quieren oír nada negativo sobre sus hijos. Cuando se menciona la palabra preocupación, o problema, la reacción suele ser atacar al mensajero.

5- Criar al hijo que queremos, y no al que tenemos: Como padres, nos creamos una imagen propia de nuestros hijos. Esta imagen comienza a confeccionarse en el momento del embarazo, antes incluso de saber el sexo del bebé. En secreto, deseamos que el niño se parezca a nosotros, pero un poco más inteligente y con más talento. Queremos ser su ejemplo, y modelar su vida siguiendo el patrón de la nuestra.

¿Algo que agregar a la lista?

(Ciudadano en Red/ Paz González/Tte. Manuel Guzmán)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí